La nueva crisis

 

La humanidad no ha enfrentado un desafío tan grande como el COVID-19 desde la Segunda Guerra Mundial. A medida que esta emergencia de salud global se desarrolla rápidamente va ejerciendo una presión sin precedentes sobre nuestros sistemas médicos, económicos y sociales, por lo cual debemos trabajar duro para prevenir nuevos riesgos de inestabilidad, disturbios y conflictos.

 

La pandemia llegó cuando nuestros marcos para prevenir confrontaciones catastróficas se están desmoronando. Los países están construyendo armas nucleares más rápidas y precisas, desarrollando nuevas tecnologías de armas con implicaciones impredecibles y dedicando más recursos a las fuerzas armadas que en cualquier otro momento en décadas.

 

A lo largo de los 75 años de historia de las Naciones Unidas, la locura en la búsqueda de la seguridad en vastos arsenales destructivos nunca ha sido más clara.

 

Reconociendo esto, la Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas sigue plenamente activa y comprometida con la importante labor del desarme. Estamos adaptando nuestros métodos de trabajo y actividades sustantivas para continuar las operaciones durante la crisis del COVID-19. Nuestro equipo se esfuerza por ser ágil y flexible, y estamos trabajando en todo el mundo para ayudar a las personas en todos los Estados a aplicar todas las herramientas de desarme para construir un futuro más pacífico y seguro.

 

Explicaré cómo la pandemia está afectando cada área del trabajo de nuestra Oficina. También compartiré algunos de los cambios que estamos realizando para continuar cumpliendo nuestros mandatos y avanzar en la Agenda para el Desarme del Secretario General.

 

 

Trabajando para eliminar todas las armas de destrucción masiva

 

Nuestra oficina se encuentra trabajando incansablemente con los Estados Partes de los tratados, instrumentos y organismos pertinentes, así como con la sociedad civil y otros actores a fin de continuar en la búsqueda de un mundo libre y seguro de todas las armas nucleares y contra las amenazas de armas químicas y biológicas.

 

El mayor impacto inmediato del COVID-19 ha sido el aplazamiento de la Conferencia de las Partes de 2020

 

Encargada del Examen del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares, el cual habría sido una oportunidad para celebrar el quincuagésimo aniversario de la entrada en vigor del Tratado y el vigésimo quinto año desde su extensión indefinida. Sin embargo, es importante recordar que la Conferencia tendrá lugar tan pronto como las circunstancias lo permitan, cumpliendo con sus tareas tan críticas para nuestra seguridad colectiva. Estamos trabajando con el presidente designado y la oficina para asegurarnos de que esto suceda.

 

Del mismo modo, estamos trabajando con los Estados y nuestros colegas en toda la Secretaría y el sistema de las Naciones Unidas a fin de explorar todas las opciones, desde reuniones virtuales hasta ejercicios en línea, para ayudar a prevenir la propagación de armas de destrucción masiva a actores no estatales; instrumentos y procesos de apoyo, desde el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares hasta la Conferencia sobre el establecimiento de una zona libre de armas nucleares en el Medio Oriente y otras armas de destrucción masiva; mejorar la preparación del existente Mecanismo del Secretario General para la Investigación del Empleo de Armas Químicas, Biológicas o Toxínicas; y ayudar al Consejo de Seguridad en los esfuerzos para responsabilizar a los autores del uso de armas químicas.

 

Hacer frente a las amenazas de las armas convencionales

 

Mientras los Estados miembros revisan los planes para celebrar la Séptima Reunión Bienal de Estados sobre el Programa de Acción sobre Armas Pequeñas y Ligeras del 15 al 19 de junio, la Oficina de Asuntos de Desarme continúa apoyando con todo el proceso de la reunión, incluida una elaboración del informe del Secretario General sobre armas pequeñas y ligeras.

 

En relación con el Grupo de Expertos Gubernamentales sobre los “problemas que plantea la acumulación excesiva de existencias de municiones convencionales” estamos facilitando arreglos para, según lo programado, mantener debates del 20 al 24 de abril, en un formato virtual e informal. Nuestro personal también continúa apoyando al Presidente en consultas bilaterales con expertos durante el período entre sesiones.

 

Si bien la pandemia del COVID-19 ha retrasado parte de nuestro práctico apoyo para proyectos convencionales centrados en armas en los países beneficiarios, nuestra oficina continúa llevando a cabo un trabajo preparatorio esencial para garantizar su plena implementación exitosa cuando la situación lo permita. Estos impactos temporales se extienden a nuestro proyecto financiado por la Unión Europea sobre género y armas pequeñas y ligeras, el cual continuaremos a través del desarrollo de capacitaciones en línea e investigación de escritorio. La emergencia de salud global está afectando similarmente el apoyo de nuestra oficina hacia la iniciativa de la Unión Africana “Silenciando las armas” a través del proyecto Mes de Amnistía de África, sin embargo, estamos llevando a cabo consultas y coordinaciones con nuestras contrapartes nacionales y socios clave del proyecto, investigación, y preparación del taller y material de sensibilización. Con nuestro nuevo mecanismo de financiación, la Entidad para Salvar Vidas (SALIENT), la Oficina de Asuntos de Desarme está colaborando con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz a fin de finalizar la documentación administrativa del proyecto y compilar los términos de referencia para las misiones de evaluación de campo en los países beneficiarios. Nuestra Oficina también continuará prestando servicios y actualizando, según corresponda, las bases de datos de nuestros mecanismos de transparencia, el Registro de Armas Convencionales de las Naciones Unidas y el Informe de las Naciones Unidas sobre Gastos Militares. Mientras tanto, la Junta de Revisión Técnica de SaferGuard de las Naciones Unidas continúa participando activamente a través de una plataforma en línea para revisar las Directrices Técnicas Internacionales de Municiones. Se espera que esta revisión finalice para fines de 2020, según lo programado.

 

Abordar las tecnologías de armas emergentes

 

A pesar del aplazamiento de la sesión anual de la Comisión de Desarme, mi Oficina continúa trabajando en estrecha colaboración con la Oficina de Asuntos del Espacio Exterior y el Instituto de las Naciones Unidas de Investigación sobre el Desarme para facilitar los próximos pasos en las deliberaciones multilaterales para abordar los aspectos de desarme del espacio exterior. Estos pasos incluirán la implementación y el desarrollo de medidas de transparencia y el fomento de confianza, así como la elaboración de medidas efectivas para la prevención de una carrera armamentista en el espacio exterior. También seguiremos ocupándonos de estos temas en el marco de la Conferencia de Desarme y la Primera Comisión de la Asamblea General.

 

Con respecto al Grupo de Trabajo de composición abierta y al Grupo de Expertos Gubernamentales sobre información y telecomunicaciones en el contexto de la seguridad internacional, me comprometo a trabajar con el Presidente de cada proceso para evaluar la necesidad de cambiar el calendario de reuniones. A la fecha, el Presidente del Grupo de Trabajo de composición abierta ha tenido que cancelar una serie de consultas programadas para el 30 y 31 de marzo sobre el anteproyecto del reporte del Grupo, solicitando contribuciones escritas de las delegaciones.  Los posibles impactos de las otras reuniones de los dos procesos se revisarán de manera continua.

 

Garantizar la continuidad en los procesos de desarme basados ​​en Ginebra

 

En Ginebra, donde la competencia clave es brindar soporte a las reuniones de los convenios y organismos de desarme, es probable que COVID-19 afecte los planes de reuniones durante todo el año.

 

A la fecha, la Conferencia de Desarme no ha podido celebrar reuniones plenarias del 16 al 27 de marzo como estaba previsto. Con la sesión programada para reanudarse el 25 de mayo, nuestra Oficina está apoyando al Presidente actual en la celebración de consultas virtuales con los otros Presidentes de la sesión 2020, así como con los coordinadores regionales.

 

La pandemia también está afectando las consultas planificadas de otras convenciones de desarme con sede en Ginebra. Nuestro personal en Ginebra está llevando a cabo amplias consultas con los titulares de oficinas, los Estados Partes y socios para identificar opciones que van desde la cancelación hasta el aplazamiento y alternativas virtuales. También continuamos con nuestro apoyo sustantivo a estos procesos de desarme en la mayor medida posible.

 

Nuestra oficina también está avanzando en los esfuerzos para fortalecer la sostenibilidad financiera de los convenios con sede en Ginebra. Estamos trabajando estrechamente con los Estados para promover herramientas y plataformas a fin de abordar los desafíos estructurales en todas las convenciones, mientras que aumentamos la responsabilidad, la propiedad y la transparencia. Nuestros proyectos en apoyo a la Convención de Armas Biológicas y un posible Tratado sobre Prohibición de Material Fisible se encuentran, en gran parte, en curso. También estamos preparando comunicaciones estratégicas para conmemorar el cuadragésimo quinto aniversario de la entrada en vigor de la Convención sobre Armas Biológicas y el cuadragésimo aniversario de la adopción del Convenio sobre Ciertas Armas Convencionales.

 

Avanzar en la educación para el desarme

 

La Oficina de Asuntos de Desarme en Viena continúa con los preparativos para implementar la parte en línea del proyecto conjunto sobre educación para el desarme que está llevando a cabo con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa. Recientemente, este programa culminó con la selección de 150 participantes entre más de 1,000 candidatos de un área competitiva. Si bien la porción en línea del proyecto, de ocho semanas, comenzará el 6 de abril como estaba previsto, ambas organizaciones acordaron posponer el segmento presencial en Viena.

 

También estamos trabajando con nuestros socios a fin de explorar un mayor desarrollo de nuestros materiales educativos en línea sobre desarme.

 

Promover el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de representación en el desarme

 

En un año que fue muy prometedor para celebrar y acelerar aún más el progreso y alianzas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, incluso en los procesos y foros de desarme, la crisis del COVID-19 crea una mayor incertidumbre sobre la capacidad de avanzar en esta agenda en medio de las prioridades en de los gobiernos. Nuestra Oficina sigue comprometida con la promoción del liderazgo de las mujeres y la participación plena, igual y significativa en todos los procesos de desarme, incluidas las reuniones celebradas en un formato virtual, y con el fortalecimiento del análisis y los enfoques en consideración con el impacto de género de las diferentes armas.

 

Promover el desarme a nivel regional

 

Los tres centros regionales de la Oficina de Asuntos de Desarme continúan operando y mantienen constante contacto con los donantes y los Estados beneficiarios. Aunque la pandemia ha forzado el aplazamiento de las actividades presenciales programadas en África, América Latina y el Caribe y en Asia y el Pacífico, los centros continúan realizando esfuerzos que no impliquen viajes y operaciones en el terreno. En este sentido, están elaborando notas sustantivas, apoyando la redacción de planes de acción nacionales y llevando a cabo otras funciones similares. Mientras tanto, los preparativos para reuniones y talleres por parte de nuestra Oficina permitirán a los centros reanudar de manera rápida sus operaciones completamente a la brevedad posible. Adicionalmente, los centros regionales continúan colaborando con los donantes en nuevos proyectos.

 

Comunicación con los principales agentes

 

Nuestra Oficina sigue comprometida en proporcionar a los Estados Miembros, la comunidad diplomática, las organizaciones no gubernamentales y al público en general información imparcial, actualizada y relevante sobre desarme multilateral, no proliferación y control de armas a través de nuestro sitio web y canales de redes sociales. También continuamos con nuestro trabajo de próximas publicaciones, incluida la cuadragésima cuarta edición anual del Anuario de Desarme de las Naciones Unidas.

 

A medida que los Estados continúen finalizando los arreglos para las próximas reuniones, mantendremos a las partes interesadas informadas sobre su estado con respecto a cancelaciones, aplazamientos o arreglos virtuales. Nuestra oficina también continúa sus esfuerzos para involucrar, educar y capacitar a los jóvenes a través de recursos en línea, incluidos boletines electrónicos y el desarrollo de una página web dedicada a la juventud.

 

Mirando hacia el futuro

 

La pandemia del COVID-19 nos pondrá a prueba a todos y, al igual que la Segunda Guerra Mundial, transformará nuestro mundo de formas imprevisibles.

 

Pero recordemos que, a diferencia del caso de esa horrible guerra mundial, todos enfrentaremos esta crisis juntos.

Esta pandemia tiene el potencial de unir sociedades, instituciones e individuos, así como las duras lecciones de la Segunda Guerra Mundial sentaron las bases para una cooperación internacional más profunda e instituciones más fuertes para apoyar nuestra seguridad común.

 

La Oficina de Asuntos de Desarme seguirá siendo un socio constante en nuestro esfuerzo colectivo para evitar que esta emergencia de salud global genere conflictos.

 

Y espero sinceramente que, en nuestra solidaridad a través de esta crisis, nos demos cuenta de que podemos trascender nuestras divisiones arraigadas para perseguir nuestras más altas aspiraciones colectivas.

 

Esto incluye garantizar vidas saludables, promover el bienestar de todos los ciudadanos del planeta y esforzarse por construir un mundo pacífico y seguro para todos. Pongamos a la humanidad en el centro de nuestra seguridad.